Fragmento de Protágoras de Platón


“…los que llevan las enseñanzas por las ciudades, vendiéndolas y traficando con ellas, ante quien siempre está dispuesto a comprar, alaban todo lo que venden. Mas, probablemente, algunos de éstos, querido amigo, desconocen qué, de lo que venden, es provechoso o perjudicial para el alma; y lo mismo cabe decir de los que les compran, a no ser que alguno sea también, por casualidad, médico del alma. Por lo tanto, si eres entendido en cuál de estas mercancías es provechosa y cuál perjudicial, puedes ir seguro a comprar las enseñanzas a Protágoras o a cualquier otro.

Pero si no, procura, mi buen amigo, no arriesgar ni poner en peligro lo más preciado, pues mucho mayor riesgo se corre en la compra de enseñanzas que en la de alimentos. Porque quien compra comida o bebida al traficante o al comerciante puede transportar esto en otros recipientes y, depositándolo en casa, antes de proceder a beberlo o comerlo, puede llamar a un entendido para pedirle consejo sobre lo que es comestible o potable y lo que no, y en qué cantidad y cuándo; de modo que no se corre gran riesgo en la compra. Pero las enseñanzas no se pueden transportar en otro recipiente, sino que, una vez pagado su precio, necesariamente, el que adquiere una enseñanza marcha ya, llevándola en su propia alma, dañado o beneficiado.”




jueves, 24 de abril de 2014

TRADICIONES RUMANAS DE SEMANA SANTA.



La víspera se prepara las comidas y los postres.

Un postre típico, además del “cozonac”, es el “cornulete”. Es parecido al cruasán o medialuna.

A media noche vamos a la iglesia a la misa. En la iglesia encendemos una vela que llevamos a casa. También llevamos pan y aceite. En casa comemos en familia y después visitamos a otros familiares. Se hace la fiesta, matando un cordero. Se cocina y se comparte con la familia y los vecinos.


Con los huevos pintados y benditos se sigue una tradición que consiste en chocar los huevos diciendo: “Cristo resucitó” y contestando: “Verdaderamente ha resucitado”. El huevo que no rompe da suerte.



Violeta Denisa Bairam. IES de Llanes.



4 comentarios:

  1. Hola Violeta, somos Xin Xin y Mahfud. Vimos tu artículo y nos gustó mucho.
    Son bonitos los huevos pintados. El cornulete a Mahfud no le gusta pero Xin Xin quiere probarlo.
    Buena suerte y hasta pronto, Mahfud.
    Hasta la vista, Xin Xin.

    ResponderEliminar
  2. En Brasil hay también la tradición de los huevos pintados. Los padres los esconden para que los niños los busquen. Son de chocolate y se comen.
    Chao. Maxuel

    ResponderEliminar
  3. Muy interesantes vuestras colaboraciones sobre la cultura de vuestros países.
    Parece que la tradición de los huevos de pascua se extiende por todo el mundo.
    Gracias y mucho ánimo con el español.
    Carlos Massé

    ResponderEliminar